Desde hace semanas estamos asistiendo a la cara más visible y devastadora de los impactos de la crisis climática. La ola de calor que ha provocado decenas de muertes en Norteamérica. Las devastadoras inundaciones de Bélgica y Alemania que han generado enormes pérdidas en el territorio y cientos de vidas humanas. O los incendios en Siberia por las altas temperaturas sin parangón en la historia. Las altas temperaturas y los cambios bruscos de condiciones meteorológicas no son más que las consecuencias del cambio climático del que las personas somos responsables a la vez que víctimas. Y nuestro país es especialmente vulnerable a los impactos de la crisis climática; según los datos de la propia AEMET, los veranos en nuestro país son cinco semanas más largos que en la década de los ochenta.

Ahora llega el verano, el ansiado descanso y las vacaciones. Hay muchas maneras de hacer vacaciones, obviamente el dinero cuenta, pero a veces mucho menos de lo que pensamos. Las vacaciones son, especialmente, ruptura con las obligaciones y rutinas del año, desconexión con ellas y conexión con otras diferentes. Y ahí es donde aparecen las oportunidades. En lo diferente. Podemos aprovechar el momento para apostar por el planeta, por el medio ambiente, por la sostenibilidad, aprovechando las vacaciones para recuperar lo sencillo, lo cercano, lo que nos permita reconectar con la naturaleza, con nosotros y nosotras, con las personas del entorno, con las culturas. Vacaciones no depredadoras de recursos ni invasivas. Al contrario, respetuosas con los ritmos naturales, con los ciclos y con los recursos. Unas vacaciones sostenibles, ecológicas, sencillas, felices.

Después de más de un año de duras restricciones debidas a la pandemia del COVID19, la temporada de verano, con las vacaciones, debe ser un período de desconexión, pero sin olvidar cuidar nuestra salud, la de quienes nos rodean, y también nuestro entorno. La pandemia no ha terminado, y por eso debemos seguir tomando todas las precauciones.

No podemos olvidar que detrás de esta pandemia está la emergencia climática y ambiental, que nos puede llevar a situaciones aún más graves de la que ya estamos viviendo. Y, por eso podemos elegir proteger la naturaleza y la vida también durante nuestras vacaciones. Nuestra salud y bienestar dependen directamente de la salud del planeta.

Por tanto, os proponemos un #VeranoSOStenible para disfrutar de nuestro descanso, combatir los efectos del cambio climático desde un cambio de nuestros hábitos de consumo, en este caso empezando por cambiar nuestras propias formas de pasar las vacaciones, practicando un turismo que sea respetuoso con el medio ambiente y que nos ayude a conectar con el territorio, sus riquezas, las culturas que alberga y las personas que lo habitan. Serán diferentes, sí, pero nos permitirán disfrutar de lo sencillo y pequeño, de lo que habitualmente nos pasa desapercibido, de lo natural, de lo que transcurre más lentamente…

Aquí te dejamos nuestra propuesta para disfrutar de un #VeranoSOStenible :-)

 

#VeranoSOStenible