• López de Uralde: “España llega a la Cumbre del Clima de Glasgow con los deberes hechos y su ley climática aprobada, pero esta COP26 sería un buen momento para dar un paso adelante en la ambición”

29 de octubre de 2021.- El coordinador federal de Alianza Verde, y diputado de Unidas Podemos en el Congreso, Juantxo López de Uralde, ha mantenido esta mañana un encuentro con los medios de comunicación, previo al inicio de la Cumbre del Clima que se celebrará estas próximas semanas en Glasgow y en la que él mismo participará encabezando la delegación del Congreso de los Diputados, para valorar los principales temas que se van a debatir en esta cita internacional. 

El portavoz de Transición Ecológica de Unidas Podemos ha lamentado que, cada año se genere el mismo debate en torno a las Cumbres del Clima, sobre si sirven o no para algo ya que, a su juicio “Este es un debate innecesario, porque es bueno que representantes de 197 países se reúnan para hablar de cambio climático. Los gobiernos se reúnen sistemáticamente para hablar de los precios del petróleo, para hablar de la importación de bienes, de las fronteras, de la inmigración… para hablar de todo, y parece que sólo hay debate sobre si se deben reunir o no para hablar de cambio climático”, por lo que ha defendido que “Es imprescindible que, independientemente del resultado, estas reuniones se produzcan”.

Además, López de Uralde ha querido destacar “Ahora estamos viviendo una de las debilidades del Acuerdo de París, ya que, si bien hasta la Cumbre de Copenhague estos acuerdos eran vinculantes para los países, a partir del fracaso de Copenhague, el acuerdo al que se llega en París es un objetivo global, vinculante, de no aumentar las temperaturas más de 1,5ºC, pero sin objetivos obligatorios para los países”. Esto, para López de Uralde, es una paradoja, que hace que a partir del Acuerdo de París cobren “mucha más importancia los compromisos nacionales que los acuerdos globales”. 

En este sentido, para López de Uralde “es imprescindible continuar apelando a la ambición”. Y ha destacado cuáles son, a juicio de Alianza Verde, los objetivos imprescindibles para esta Cumbre, encabezados por el “objetivo irrenunciable de conseguir que se mantenga el aumento de temperaturas por debajo de 1,5ºC”, para lo que cree que “es necesario hacer una llamada a la ambición para elevar los compromisos nacionales, ya que, en la actualidad, no se está cumpliendo, y en gran medida depende de los países del G20, que suponen el 80 % de las emisiones globales”, por lo que “La pelota está, una vez más, en el tejado de los países ricos”.

Y, ha denunciado que, a día de hoy, “se sigan gastando 420 mil millones de dólares anuales en subvencionar a los combustibles fósiles”, unas cifras cuatro veces superiores a los 100 mil millones que, con gran dificultad, se quieren conseguir para apoyar a la transición energética. Esto, desde su punto de vista, es reflejo del “doble lenguaje que el mundo está utilizando en materia de cambio climático”. 

También ha señalado que es imprescindible que se termine de desbloquear el “Rulebook” del Acuerdo de París, que se quedó estancado en su artículo 6 sobre los mercados de emisiones. 

López de Uralde destaca que “No debe haber espacio para la complacencia en la Unión Europea”, ya que “hay sombras” en las políticas europeas “que preocupan, y preocupan mucho” aludiendo al anuncio de Ursula Von Der Layen de considerar, en el paquete de medidas Fit For 55, las nuevas plantas nucleares y de gas como plantas sostenibles. “Esto es un enorme error, un enorme riesgo para el futuro de las políticas climáticas europeas y que puede hacer descarrilar ese proceso de cambio de formas de producción de energía limpia”. López de Uralde ha urgido a que la Comisión Europea rectifique esta propuesta en esta Cumbre de Glasgow, y apueste por las energías verdaderamente limpias. 

Y, ha querido poner sobre la mesa que pese a que “España llega a la Cumbre con los deberes hechos, tras haber aprobado hace unos meses su Ley del Clima”, la COP26 “sería un buen momento para elevar la ambición”. Para López de Uralde, a pesar de que la propia ley ya contempla este mecanismo de revisión de los objetivos al alza en 2023, este es un buen momento para que el Gobierno dé un paso adelante aumentando la ambición en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero”.