23 de diciembre de 2021.- El pleno del Congreso ha aprobado hoy el dictamen sobre el proyecto de la ley de residuos y suelos contaminados para una economía circular, que se aprobó la pasada semana en la Comisión de Transición Ecológica.

Gracias a Unidas Podemos, esta ley va a poner en marcha el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases, el SDDR, un sistema de gestión de residuos, de envases, en este caso, que ya funciona en muchos países de nuestro entorno con tasas de éxito en la recuperación “por encima del 95 %, como en el caso de Alemania”, tal y como ha destacado el coordinador federal de Alianza Verde, y portavoz de Transición Ecológica de Unidas Podemos durante su intervención en el pleno.

“El modelo actual no está resolviendo los problemas, los sistemas actuales de gestión de los residuos no están siendo suficientes para abordar esta problemática”, lamentó López de Uralde, “de ahí la importancia de esta nueva ley y de ahí la importancia de la introducción de nuevas estrategias y de mejoras que van a la profundización estructural de la actual política de residuos”. 

En concreto, se felicitó por la puesta en marcha del SDDR, “ya que la razón detrás de esta ley es que no se han cumplido los objetivos que la Directiva marcaba, y por tanto, aunque el sistema de depósito está condicionado al cumplimiento de unos objetivos, estos objetivos no se están cumpliendo”. “Ya era hora de la entrada en vigor de este sistema que será una mejora sustancial del actual sistema de gestión de residuos”, indicó López de Uralde, para quien “es motivo de celebración que el SDDR se ponga en marcha en nuestro país” y alentó a que se haga cuanto antes, ya que es “una reclamación de la opinión pública”.

Con este sistema, destaca López de Uralde, “se va a recuperar una forma de consumir mucho más responsable, en la que uno se va a responsabilizar directamente de sus propios envases llevándolos a su máquina de reciclar”.

Además, ha querido destacar otros avances de la ley, como la prohibición de determinados plásticos de un solo uso “que dañan gravemente nuestro medio ambiente y nuestro medio marino”; la recogida separada, en origen, de la materia orgánica, o la obligación de la retirada del amianto de todas las infraestructuras antes de 2028. 

 

Puedes ver la intervención completa de Juantxo López de Uralde, aquí: