Alianza Verde muestra su satisfacción por la inclusión del lobo en el Listado de Especies de Protección Especial y pide a todas las administraciones implicadas que garanticen su protección efectiva

(21/09/2021). El coordinador de Alianza Verde, y portavoz de Transición Ecológica de Unidas Podemos, Juantxo López de Uralde, ha mostrado su satisfacción este martes por la aprobación de la Orden de Modificación del anexo del Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas, y por la que se incluye en este listado al lobo como especie amenazada.

Para el coordinador de Alianza Verde, “La materialización, por fin, de la protección del lobo a través de su inclusión en el catálogo de especies amenazadas, es una magnífica noticia que llevábamos muchos años esperando y por la que, desde Alianza Verde, hemos trabajado muy especialmente”. 

En este sentido, López de Uralde ha querido hacer referencia a que fue, precisamente gracias a su grupo parlamentario que por primera vez la protección del lobo llegó al Congreso de los Diputados, con la presentación en abril de 2016 de una Proposición No de Ley relativa a la conservación del lobo ibérico y su declaración como especie protegida. Esta iniciativa fue aprobada en mayo de 2017, y, desde entonces, son muchas las ocasiones en las que la protección del lobo ha sido debatida en el Congreso.

Para López de Uralde, “A pesar de los obstáculos y de las presiones del lobby ganadero y de la caza, que han intentado a través del PP y ahora de VOX, bloquear la protección del lobo, por fin hemos conseguido que impere el sentido común y se proteja a nuestra especie más emblemática”.

Desde Alianza Verde han señalado también que, una vez conseguido este objetivo, “Ahora vamos a seguir trabajando para que se pongan todos los medios y mecanismos por parte de todas las administraciones implicadas para garantizar la protección efectiva del lobo”, así como dotar de recursos suficientes a las administraciones para desarrollar planes que las ayudas públicas vayan destinadas a apoyar esa convivencia entre el lobo y la ganadería extensiva, que cada vez más ganaderos defienden”.